MES DEDICADO A LOS ICONÓGRAFOS

ICONOS DEL MAESTRO PAOLO ORLANDO, Italia 

Autor del artículo del 23 setiembre ’14, “Iconografía y Tradición de la Iglesia”.

Natale. 2007.

Natale. 2007.

Perfil biográfico. Nació en Monfalcone y vive en Doberdò. Doctor en Teología en la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma, inicia trabajando como redactor, conferencista y profesor de teología en la lengua rusa en el Centro Rusia Cristiana de Seriate, entrando de este modo en contacto con varias realidades eclesiásticas católicas y ortodoxas. Inicia el estudio de iconografía con P. Egon Sendler del Centro St. George de Meudon-París, convirtiéndose en su asistente. En el año 1982 decide dedicarse a la iconografía después de haber pedido y obtenido la bendición de Juan Pablo II en un casual encuentro personal. Se ha especializado en Moscú en el Instituto Grabar con A. Ovcinnikov y en San Pietroburgo, en la Academia teológica ortodoxa con A. Stal’nov y N. Bogdanov. Ha realizado pinturas sacras monumentales en varias localidades de Italia y en el extranjero.

 

 

“Ciertamente el icono es en su esencia un arte religioso, pero la definición es posiblemente insuficiente: se debe hablar de una arte teológico. Surgido desde los orígenes del cristianismo y de los siglos de la persecuciones, enriquecido por la difícil investigación dogmática de los concilios, purificado por las pruebas de la persecución iconoclasta, el icono forma parte de la grande corriente de la tradición, es decir, de la vida interior de la Iglesia, prolongación de la encarnación de Dios. En efecto, el icono está íntimamente ligado al Evangelio y a la liturgia: es en ellos donde hunde las raíces”.

 

Radicado en el corazón de la fe, el icono puede mirar hacia una dimensión que supera al mundo natural: él tiende hacia lo inefable. Este ascenso hacia el más allá es una comunión con la eternidad. Mientras Cristo, según San Pablo, es la visible “imagen del Dios invisible” (Col 1, 15), el icono, como dicen los teólogos griegos, es el “deuterótypos del protótypos”: reflejo de la realidad del Dios”[1].

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] E. SENDLER, L’icona, immagine dell’invisibile, Ed. San Paolo, 1983, 8.

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

4 comentarios

  1. Padre Agustín: porque este mes está dedicado al iconografista? Existe alguna razón especial? me gustaría que lo comentara, muchas gracias.

    • No sé, tenía ganas ahora en vacaciones exponer en el blog la belleza salida de las manos del iconógrafo, y no encontré mejor fecha para comenzar con esto, que con la fiesta de la Epifanía, que significa Manifestación de Dios. Los iconógrafos son esos seres espirituales que se preparan no sólo con la maestría de su técnica sino y sobre todo con su vida a manifestar al mundo lo que ellos primero contemplaron y encarnaron, para poder luego también “encarnarlo” de una manera pictórica y simbólica en la madera del icono o en la pared. Por esto también estaba dando algunos conceptos un poco básicos del iconógrafo, como por ejemplo sus virtudes, etc.

      • Gracias Padre Agustin, es una buena fecha la de La Manifestación de Dios, o Epifanía, puesto que en un icono se puede ver:, su inmenso amor, en la mirada, su infinita misericordia en su dulces manos bendicientes y todo su esplendor y belleza con tan solo contemplarlo, gracias al Señor por llevar a los artista al camino del amor a Cristo por medio del arte sacro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *