CRÓNICA DEL CURSO DE ICONOGRAFÍA PARA MUJERES. Del 6 – 15 de febrero 2015

Autor: Griselda Camargo
DSC_2001La comisión organizadora del “Atelier Beato Fra Angelico“, junto al padre Agustín Spezza trabajamos para que nuevamente siete personas fueran felízmente de regreso a sus hogares con un “Cristo Pantocrator” pintado en sus tablas, (llamadas también “arcas” en alusión a la Virgen, la Nueva Arca de la Alianza que contuvo al Creador) y podemos decir también que en sus almas, ya que pintar un icono es siempre un fruto de la oración.

 

Siete mujeres de San Rafael, Mendoza y Chile,  formaron parte de este curso. Podemos decir que cada una de ellas fueron ejemplo para todas, tanto en la superación y disciplina como también en su  humildad y en su oración para buscar el Rostro de Dios. Algunos de los frutos visibles que pudimos ver es que por la misericordia de Dios pudieron tener una experiencia espiritual muy profunda a través de la búsqueda de Invisible mediante la Belleza espiritual de Dios mediante el mundo misterioso de los símbolos, y poder meditar de algún modo, por adelantado, a través del icono lo que será del algún modo el mundo futuro de la Gloria sempiterna.

Queremos agradecerles a ellas  la confianza que nos tuvieron y  la buena disposición en todo. Rogamos a Dios que estos 10 días hayan sido de un verdadero deleite espiritual y provecho que dure mucho tiempo en su recuerdo y deseamos que sigan trabajando en lo que han comenzado para la mayor gloria de Dios.

Uno podría decir, pintar iconos  es cómo cualquier arte, sin embargo no lo es.  Para los cristianos  es ” el arte de contemplar con un lápiz y un pincel en la mano”. Puede la madre Iglesia transmitir la fe sin esta tradición?  Sí. Pero cómo madre que es, guarda y atesora para sus hijos, estos recursos  pedagógicos: los iconos enseñan igual que el catecismo y deberían estar al alcance de todos. Cuando uno entra a una catedral, basílica o una humilde capilla y encuentra en ella iconos pintados, siente que esta como en casa. Por lo tanto es maravilloso para nosotros contribuir y trabajar en este apostolado que preserva esta hermosa tradición. En estos tiempos cada vez más materialistas y esteticistas, es difícil hablarle al mundo de esta Belleza. Cuando uno observa un icono por primera vez, por ejemplo cuando ve un rostro de Jesús que tiene un ojo que en la apariencia nos parece desviado y observa el cuerpo, que al ojo demasiado humano se nos muestra desproporcionado, uno queda sin embargo perplejo y atrapado cuando descubre a través de una explicación detallada los misterios que esconde.  Sencillamente lo que ocurre es que no nos hizo sentir un vago sentimiento que voló con el primer soplo del viento, sino que nos manifestó las verdades más esenciales de la fe y de la vida del cielo. Luego de contemplarlo no hay algo más bello que aquel Jesús que vemos y nos mira.

Llegar a Dios a través de su belleza, ya que ÉL es el más bello de los hijos de los hombres, como reza el salmo, es un también un camino para rezar y contemplar. Su belleza no es sólo  la que vemos con los ojos abiertos, reflejada en la criaturas por Él creadas, -c0mo puede ser un lindo paisaje-, sino la que vemos, como dicen los santos, con los ojos del alma. Vino a nuestra memoria en los días del curso el poema de San Agustín:

¡Tarde te amé,
belleza tan antigua y tan nueva,
tarde te amé!
Y vi que tú estabas dentro de mí y yo fuera,
Y por fuera te buscaba;
Y deforme como era,
me lanzaba sobre estas cosas hermosas que tú creaste.
Tú estabas conmigo mas yo no estaba contigo. (…)

“Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti”

San Agustín (Las Confesiones)

Griselda Camargo

Marcar el Enlace permanente.

3 comentarios

  1. Me gustaría aprender, talves funcione también al revés, transforme mi corazón para CRISTO JESÚS, SE PUEDE POR INTERNET?
    ES DE UNA VELLESA ESPECIAL….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *