EL SIMBOLISMO DEL TEMPLO

Autor: P. Alfredo Sáenz, S.J. De su libro: “El icono, esplendor de lo sagrado”.

El iconostasio
iconst1cEl análisis del iconostasio merece una atención especial. En las iglesias de los primeros siglos el santuario estaba separado de la nave a veces por un velo, otras por un cancel o también por una columnata con alquitrave. El uso del velo alude quizás a lo que se testimonia en Heb 10, 19-20, a saber, la confianza que tienen los cristianos de entrar en el santuario por el camino nuevo y vivo que Cristo os abrió “a través del velo, es decir, de su carne”, esa carne que reemplazó al velo rasgado del templo (cf. Mc 15, 38). El uso del velo parece ser más antiguo que el del cancel, y se ha conservado en las iglesias armenias y etiópicas . Ulteriormente se utilizó una especie de “pérgola” pergula-, con pequeñas columnas, distanciadas entre sí, generalmente de madera, unidas en su parte superior por un travesaño. Quedan ejemplos de ellas en las antiguas basílicas romanas, como en Santa María in Cosmedin. Dicha pérgola servía para que sobre ella se apoyaran iconos diversos, de donde el nombre de “iconostasio”, o sea, lugar donde se ponen iconos.

Rom, Santa Maria in Cosmedin, innen

Roma, Santa Maria in Cosmedin.

La costumbre de colgar iconos en la pérgola se remonta a los tiempos de la querella iconoclasta. Fue precisamente para proclamar su veneración por las imágenes conculcadas que los cristianos introdujeron dicho uso en su culto. Bizancio no llegó a conocer iconostasios altos, ni tampoco la antigua Rus’. Cuando los iconos eran poco numerosos, se colocaban en una sola fila, luego fue preciso ponerlos en dos, y así el iconostasio se fue amplificando en las mismas proporciones que el retablo alemán de fines de la Edad Media, convirtiéndose por fin en una gigantesca pantalla de cinco pisos, que se elevaba desde el suelo, a veces hasta el techo, aislando completamente al sacerdote de los fieles. En la catedral de la Anunciación, ubicada en el Kremlin de Moscú, el iconógrafo Teófanes el Griego llevó la altura de los iconos a más de dos metros. Tres años después, Rublev pintó para la contigua catedral de la Asunción iconos de más de tres metros de altura. En su forma clásica, cristalizada en el siglo XV, el iconostasio incluye cinco filas de iconos y está coronado por una cruz.

Khram Usbenskiy (Assumption Cathedral) in Moscow's Kremlin is certainly one of the most beautifully decorated old churches in Russia: Indicative of the Julian calendar followed by the Russian Orthodox Church, Patriarch Alexi II celebrated a Mass on January 7th, following Christmas Day. Pictures show all aspects of the service, including some activities behind the altar, priest and parishioners. For more information: Mikhail Moiseyev, Deputy Director of the Press Service of the Patriarchate +7-495-772.5201

Catedral de la Dormición o de la Asunción, Moscú. Su construccion data de los anos 1475-1479. (Fuente: www. absolutrusia.com).

La decoración tradicional de las paredes del santuario, a que nos referimos anteriormente, había perdido su razón de ser en adelante el entero programa iconográfico, distribuido anteriormente en la cúpula, el ábside y la nave, se concentraba en el iconostasio, bajo una forma necesariamente abreviada.
Antes de entrar en la descripción de las diversas filas del iconostasio conviene dejar en claro que si bien éste constituye una pared divisoria, de ningún modo pretende ser un muro de separación, un tabique interpuesto con la intención de esconder el altar. La conexión se mantiene a través de las puertas, aun cuando el uso de las mismas está puntualmente regulado como dijimos más arriba, por la puerta real sólo el sacerdote puede pasar, y ello si está revestido con los ornamentos litúrgicos, en los momentos precisos que fijan las rúbricas; en los otros casos pasará por las laterales, sobre las que a menudo están pintados dos ángeles o dos santos diáconos, precisamente porque son los diáconos quienes durante los oficios pasan normalmente por ellas. El ingreso al santuario está vedado a los laicos, a no ser en el caso de que oficien como ayudantes en la ceremonia. Una prueba del respeto vivísimo que la Iglesia Rusa experimenta por la sacralidad del santuario se muestra en el hecho de que aun en los templos que los comunistas decidieron expropiar y posteriormente transformaron en museos, a los visitantes se les prohíbe franquear el iconostasio para acceder a la zona donde está el altar. Es una decisión que el Patriarcado de Moscú logró obtener de la autoridad civil .
Ofrecemos a continuación el esquema gráfico de un iconostasio tradicional (extraído del libro del P. A. Sáenz):

iconostasio (2)
Primera fila. El registro superior lo constituye la serie de los patriarcas. Representa el período anterior a la ley, es decir, la Iglesia véterotestamentaria desde Adán hasta Moisés. Los patriarcas llevan en sus manos sendos rollos desplegados con textos alusivos, en el medio está la imagen de la Trinidad, según su aparición a Abraham cerca de Mambré, bajo la forma de tres ángeles. Es la primera revelación del Dios uno y trino, la primera alianza de Dios con los hombres.
Segunda fila. Se incluyen en ella los diversos profetas. Representan la Iglesia véterotestamentaria desde Moisés hasta Cristo, el período bajo la ley. Cada profeta lleva en sus manos un rollo que contiene algún texto de sus profecías concernientes a la Encarnación del Verbo. En el medio de esta fila está el icono de la Virgen de la Encarnación, es decir, de la Madre de Dios con el Niño en su seno. Esta imagen es llamada “Nuestra señora del Signo”, en alusión al anuncio del profeta: “El Señor os dará un signo: He aquí que una virgen quedará encinta; dará a luz un hijo y será llamado Emmanuel” (Is 7, 14) ( Los griego llaman a este icono Platytera, es decir, “Más vasta (que los cielos)”, puesto que Nuestra Señora contuvo en su seno a Aquel que los cielos son incapaces de contener.).
Las dos filas superiores aluden a la preparación de la Iglesia del Nuevo Testamento en los antepasados de Cristo según la carne, y a su anuncio por parte de los profetas. El icono de la Encarnación en la fila de los profetas señala el lazo que existe entre el Antiguo y el Nuevo Testamento.

A3_iconostasio-5-niveles

Iconostasio de cinco filas. (Fuente: rezarconlosiconos.com)

Tercera fila. Contiene las doce grandes fiestas del año litúrgico oriental, repartidas en pequeños paneles de múltiples personajes: la Anunciación, la Navidad, la Presentación en el Templo, el Bautismo de Jesús, la resurrección de Lázaro, la Transfiguración, la Entrada en Jerusalén, la Crucifixión, la Resurrección, la Ascensión, Pentecostés y la Asunción (o Dormición) de Nuestra Señora. Esta fila representa el período neotestamentario, la realización de lo anunciado en las dos filas superiores, el período de la gracia. Abarca los principales misterios del Nuevo Testamento que integran el círculo del año y resultan especialmente solemnizados por la liturgia de la Iglesia. Puede verse la reproducción de varios de esos paneles en las diversas imágenes que ilustran el presente libro (ver láminas 7, 8, 9, 12 y 13) y su ulterior comentario al final del mismo.
Cuarta fila. Esta teoría, que se ubica inmediatamente encima de las Puertas Reales, tiene por motivo central el solemne icono de la “Déesis” (intercesión orante). Cristo está en su trono, y a ambos lados los dos grandes intercesores: la Santísima Virgen, símbolo de la Iglesia del Nuevo Testamente, y san Juan Bautista, el Precursor y Amigo del Esposo (cf. Jn 3, 29), figura del Antiguo. Tras María y el bautista se acercan, en actitud de adoración implorante, los arcángeles Miguel y Gabriel, así como los apóstoles Pedro, Andrés, Pablo y otros. A este grupo se suelen agregar diversos santos y mártires, intercediendo todos ellos por nosotros. El tema del presente registro es la oración de la Iglesia por el mundo, mostrando así el resultado de la Encarnación, el cumplimiento de los señalados en las tres filas superiores. Esta teoría, la más monumental de todas, constituye el corazón mismo del iconostasio. Su importancia es tan grande que frecuentemente los autores entienden por “Gran Déesis” el entero conjunto del iconostasio.
Quinta fila. El registro inferior, llamado “local”, está reservado a los iconos del lugar. Entre éstos hay iconos de grandes dimensiones, fijados de manera permanente sobre el iconostasio, y pequeños iconos portátiles, que se cambian según la fiesta del día. Junto con las imágenes de Cristo y de María, ubicados por lo c omún a ambos lados de las puertas reales, no suele estar ausente la imagen del santo o del misterio a que la iglesia está dedicada. Los íconos locales son objeto de una veneración particularmente fervorosa: los fieles los besan, les encienden velas, etc. Sobre las puertas laterales, según dijimos, hay íconos de ángeles o diáconos santos. Esta fila, a menudo asimétrica, no tiene ni el orden ni el ritmo de las demás. Los iconos que la integran son muy variados y dependen de las necesidades locales y del carácter de la iglesia.
En la parte superior de la puerta central –puertas reales o puerta santa-, se representa el misterio de la Anunciación, con las imágenes del ángel y de Nuestra Señora que, como explicamos más arriba, en los primeros tiempos solían estar en las pilastras del arco triunfal; más abajo, los cuatro evangelistas, que antes se encontraban en las pechinas de la cúpula. Encima de la puerta real se figura la eucaristía, o la transposición litúrgica de la Última Cena: la imagen de Cristo se biloca, de un lado dando la comunión a los apóstoles bajo la especie de pan, y del otro ofreciéndoles el cáliz que contiene su sangre. Entre todos estos temas hay una estrecha conexión la Anunciación es el punto de partida de la salvación, de la buena nueva anunciada por los evangelistas, que ahora siguen predicando a los hombre que vienen a este lugar, límite que separa el santuario de la nave, donde se distribuye la sagrada comunión.
No podemos dejar de notar en los iconostasios un serio defecto, y es que los paneles más pequeños, especialmente los de las fiestas, se encuentran muy arriba, casi fuera del alcance de la vista, mientras las figuras monumentales de la Déesis y de los iconos del lugar ocupan las filas inferiores. Sin embargo este defecto no invalida el inmenso valor del conjunto monumental, tan expresivo en sus detalles, que resume a la vez el Antiguo y el Nuevo Testamento. Los iconostasios son algo así como el equivalente ruso de esos “Espejos del Mundo” que se encuentran en los portales historiados de nuestras catedrales góticas.
Ouspensky ha expuesto admirablemente la concatenación de los registros del iconostasio, que hace de él una expresión sintética del movimiento descendente y ascendente de la redención. Las vías de la revelación divina y del designio de la salvación descienden de lo alto hacia lo bajo, comenzando por la imagen de la Santa Trinidad, donde se gesta el Consejo eterno, origen de la vida del mundo y de la economía de la redención. Las preparaciones véterotestamentarias, sus prefiguraciones y profecías conducen como de la mano a la fila de las fiestas, donde encuentran su realización los tipos y figuras del Antiguo Testamento. De allí brota el misterio de la Iglesia y su misión intercesora por la salvación del mundo; es la fila de la Déesis, centrada en la persona de Cristo, imagen capital y clave del entero iconostasio.
Respondiendo a la revelación divina que desciende, el camino del progreso espiritual del hombre se eleva de lo bajo hacia lo algo. Por la aceptación de la predicación apostólica que llevaron a cabo los evangelistas (figurados sobre la puerta central), mediante el acuerdo entre la voluntad divina y la voluntad humana, que encuentra su momento culminante en la Anunciación (representada también en la puerta central), merced a la comunión en el misterio eucarístico (figurado asimismo en las puertas reales), el hombre se interna en lo que representa la fila de la Déesis, es decir, la unidad de la Iglesia. Y gracias a la celebración de la liturgia (concretada en las doce fiestas), la Iglesia se edifica a semejanza de la Trinidad (imagen colocada en la fila más elevada).
Como se ve, el iconostasio no tiene una significación meramente didáctica sino también y principalmente mistérica, o mejor, mistagógica, es decir, introductora en los misterios, particularmente en el misterio de la Encarnación. Y este misterio Fontal se prolonga en el misterio de la Eucaristía: Crist se hizo carne para ofrecerse en alimento. Existe consiguientemente un lazo ontológico entre la imagen y el sacramento. Trátase del mismo Cristo, representado en el icono, y real en el sacramento. Por eso los defensores de las imágenes durante el período de la lucha iconoclasta consideraban el icono no sólo como una prueba de la encarnación, en cuanto testimonio de la historicidad de Cristo, sino también de la realidad del sacramento eucarístico. En el icono Cristo se muestra. En la eucaristía no se muestra, se da .
El iconostasio –punto de encuentro del Dios que desciende y del hombre que asciende- es la imagen mística de la Iglesia, militante y triunfante, que dirige su plegaria al Dios todopoderoso. Las figuras que lo integran parecen asistir al culto juntamente con los fieles. Cuando las Puertas Reales se abren, la comunión se establece entre el cielo y la tierra. El cielo desciende y el hombre se une al coro de los ángeles y de los santos para salir al encuentro del que viene: “He aquí el Rey de los reyes que avanza”.

 

Marcar el Enlace permanente.

8 comentarios

  1. Es lindo saber el significado de los iconos, nos brindan mucha enseñanza al contemplarlo.
    Deberían colocar información de los significados que tienen para los que no lo entendemos ..

    • Estimada Rosa: Poco a poco hemos ido brindando a los lectores el significado de algunos iconos que hemos podido explicar. Si te fijas en los demás artículos encontrarás las explicaciones de algunos de ellos. Algunos nos faltan explicar y lo iremos haciendo poco a poco.
      Gracias por escribir.
      Bendición

  2. Yo nesesito la ayuda del icono .para una procteccion dibina .para q me ayude en la vida q estoy yebando q me ayude q salga todo lo malo q me estan hasiendo y ls enbidia q se me baya y q benga mi suerte y mi felicitada .fue lindo leer .desde ya muchas gracia .amen

  3. Hector Miguel DELSART

    qUE HERMOSO Y QUE GRACIA,, QUE ALGUIEN COMPARTA ESTAS COSAS.. Gracias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *