CRÓNICA DEL NUEVO TALLER DE ICONOGRAFÍA EN GRAL. MADARIAGA, llevado a cabo del 24 al 30 de noviembre de 2017.


Con una gran alegría por el esfuerzo realizado, una vez más, hemos concluido  satisfactoriamente otro Retiro de nuestro taller de iconografia SAN JUAN DAMASCENO. El mismo fue realizado esta vez, -puesto que nos hemos acostumbrado a ser itinerantes- en la bellísima Estancia la Unión de Gral Madariaga. Rodeados de un paisaje verdaderamente bello  de caballos, ganado vacuno y ciervos, en fin, todo este marco acompañaba a la concentración necesaria del trabajo arduo de artesanos que íbamos a emprender.

Verdaderamente todo predisponía el espíritu para una actitud contemplativa para poder realizar nuestros iconos, en este caso de la Virgen de Fátima. Comenzábamos temprano con la Santa Misa, donde el sacerdote predicaba para contemplar, y luego escribir en el icono, los misterios profundos del MENSAJE DE FÁTIMA para nuestro siglo.

 

El silencio llevado a cabo cada día por los participantes del taller ayudó a que se cumpla de modo admirable y fascinante el misterio de la plasmación del icono sobre la madera. Recordamos en alguna reflexión la importancia del silencio como “matriz de la Palabra”, así se encarnó también en María, la que hizo visible la Imagen del Dios invisible, llamada por los santos iconógráfos “la paleta de Dios Espíritu Santo”, el Iconoplastés plasmador de la Santidad.

Con una gran alegría por el esfuerzo realizado, una vez más, hemos concluido satisfactoriamente otro Retiro de nuestro taller de iconografia SAN JUAN DAMASCENO. El mismo fue realizado esta vez, -puesto que nos hemos acostumbrado a ser itinerantes- en la bellísima Estancia “la Unión” de Gral Madariaga. Rodeados de un paisaje verdaderamente bello  de caballos, ganado vacuno y ciervos, en fin, todo este marco acompañaba a la concentración necesaria del trabajo arduo de artesanos que íbamos a emprender.

Verdaderamente todo predisponía el espíritu para una actitud contemplativa para poder realizar nuestros iconos, en este caso de la Virgen de Fátima. Comenzábamos temprano con la Santa Misa, donde el sacerdote predicaba para contemplar, y luego escribir en el icono, los misterios profundos del MENSAJE DE FÁTIMA para nuestro siglo. El silencio llevado a cabo cada día por los participantes del taller ayudó a que se cumpla de modo admirable y fascinante el misterio de la plasmación del icono sobre la madera y se cumpliera en cierta forma lo que decían los Santos Padres “el silencio es la matriz de la Palabra”, porque la Palabra se encarnó en María, la que hizo posible la Imagen del Dios invisible, llamada por los santos iconógráfos “la paleta de Dios Espíritu Santo”, el Iconoplastés plasmador de la Santidad.

La tarde, antes de reiniciar nuestra tarea, rezábamos el Santo Rosario caminando por el campo, gozando de todo lo que Dios nos regala en su bella creación y cumplíamos lo que tanto nos pide nuestra Madre Del Cielo en Fátima.

Después de seguir escribiendo cada uno su icono, en un clima de silencio, canto gregoriano, procurando imitar el ambiente de gozo, paz y trabajo del Hogar de NAZARET,  terminábamos nuestra jornada ofreciéndole todo a Dios con la adoración Eucarística y la liturgia de la horas.

Foto de los participantes de nuestro taller y el equipo organizador.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ALGUNOS TESTIMONIOS.

“Es muy difícil explicar con palabras lo que viví intensamente en mi corazón ¡!

Doy gracias a Dios!!!  por haberme regalado este retiro- taller con su Madre, bajo la advocación de la Virgen de Fátima. Recorrí  profundamente este camino iconográfico  de ascenso  al encuentro de Dios,  sentí y  siento un gran gozo en mi espíritu, el gozo de alimentarme de los misterios de la Fe, experimenté lo que dijo el Padre Agustín al comienzo: “ la Misericordia de Nuestro Señor Jesucristo se acerca a nosotros , se deja pintar, como el buen Pastor que se acerca a sus ovejas., todo  bajo la intermediación de su Madre… la Madre de Dios y nuestra Madre…

Yo puedo dar testimonio de lo que ha representado escribir iconos en el atardecer de mi vida , y acompañar a otros en este camino, solo Gloria y Alabanza a Dios por esta Gracia.!! Y en este retiro, me ayudaron  profundamente en este proceso de crecimiento espiritual, este camino de regreso al paraíso, que es mi corazón, donde Jesús me espera.

Encontré en la Palabra lo que mi corazón buscaba, sentía y no podía explicar.

Encontré en cada hermano la mano que me ayudó a vivir intensamente estos días; la bendición de la presencia del Padre Agustín, su palabra, su prédica, su acompañamiento, su alegría; la entrega de Corinne, sus charlas que me abrieron el entendimiento y el corazón, su paciencia, su trato amoroso; el estímulo afectuoso  de Felicitas, la enseñanza de la tabla de Lojzi y todos los detalles que nos regalaron cada día, la atención esmerada de Jorge  que cada día nos sorprendía gratamente con riquísima comida, desayunos y meriendas. Y  todo lo compartido con mis compañeras de retiro: Claudia, Patricia, Marcela, Betty, Sofía, María Inés…

Un regalo del Señor todo lo vivido!!! Y en mí el deseo profundo de “ser recipiente en donde Dios pueda anidar”… y si Dios así lo permite volver a realizar otro retiro-taller el año próximo.

Dios los bendiga abundantemente !!”

Chali

“Querido Padre Agustín: Agradezco  a Dios haber estado en este retiro,donde su presencia fue  guía y en este hermoso grupo donde todo  nos  llevó a la luz. Cada paso en esta escritura y aprendizaje y vivencia me llevó a  transitar por  mi  vida y  recordar todo  lo que aprendimos desde el antiguo  testamento y se fue  haciendo la luz y ahora veo también la sorpresa de mis  allegados  cuando  les  muestro el proceso seguido según las  fotografías que  fui tomando.

Cada linea nos indica  caminos a  seguir,sin  claudicar.

Hay  constancia, y aunque estemos cansados hay  que  seguir y seguir y trazar objetivos  y  cumplirlos.

Además, ya  hice  rezar a  una  amiga  muy  deprimida y  ella  misma  pidió  volver  hoy  a rezar  frente  a  este icono y  ya  tiene  la  llave  para  entrar  a  mi  casa a rezar  cuando  quiera, (lo  bueno  que  hoy  volvió sin  llorar).

saludos  y bendiciones para  usted.  Betty

Agradezco a Dios Nuestro Señor y a la Santísima Virgen por haberse dejado pintar en nuestra tabla. El gozo de pintar, de escribir algo sacro es indescriptible en palabras.

A.M.D.G.

P. Agustín José Spezza I.V.E.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *